martes, 4 de octubre de 2016

EL PALACIO BAROLO, ENTRADA AL INFRAMUNDO, O PUERTA DIMENSIONAL (POR JAVIER STAGNARO)

Javier Stagnaro en la administración del Palacio Barolo junto al busto de Beatrice, personaje de "La Divina Comedia" y el retrato del ing. Barolo


En el año 2002, un programa televisivo por cable (canal A) dedicado a la arquitectura, titulado:
”Perfiles”, mostraba el edificio conocido como Palacio o pasaje Barolo. Allí el Licenciado
Roberto Campbell, quien administra el inmueble en cuestión, era entrevistado, y explicaba las
curiosas características de su estructura, como así también el misterioso motivo de su origen y
edificación.
Mi habitual curiosidad, y algunos datos concretos volcados en el reportaje que me parecían
oportunos investigar, me incitaron a visitar con nuevos ojos al edificio ya conocido por mí en
otras oportunidades. Un poco más de una docena de años atrás, en una de las oficinas de las
tantas que allí se alquilan, funcionaba la “Cámara de Joyeros de Buenos Aires” donde en un
anexo a la misma, se dictaba un curso de Gemología. Con algunos de mis compañeros del
Centro Argentino de Espeleología-los hermanos Adrián y Diego Bermejo-, nos habíamos
interesado en el estudio de las piedras preciosas (Gemas), y decidimos profundizar en dicha
temática para lo cual visitábamos cada semana dicho edificio. También era conocido a nivel
popular, no solo porque allí había funcionado la agencia de noticias “Saporiti”, de gran
renombre en otra época, sino porque en el hall del edificio se había rodado una de las escenas
de la segunda parte del film: ”Highlander”, dirigida en 1991, por Russell Mulcahy, e interpretada
por los actores Christopher Lambert, Sean Connery y Michael Ironside, entre otros; siendo uno
de los lugares elegidos en la Ciudad de Buenos Aires, que utilizó su director.
El pasaje o Palacio Barolo, está ubicado entre la Avenida de Mayo (1370) y la calle Hipólito
Irigoyen (antigua calle Victoria) lo que lo convierte en una galería o pasaje. Comenzó su
construcción en 1919 y fue terminado en 1923, constituyéndose en el más alto de Latinoamérica,
y en uno de los más altos del mundo realizados en hormigón armado.
Encargado al arquitecto italiano Mario Palanti (1885-1979), por el poderoso productor
agropecuario Luis Barolo, el Palacio ocupa una superficie total de 16.630 metros cuadrados;
cuenta con 22 pisos y 2 subsuelos y una altura máxima de 100 metros s. n. m., rematado por
un gran faro de 300.000 bujías, que lo hace visible desde la costa de la vecina ciudad de
Montevideo al otro lado del Río de la Plata, en Uruguay. Precisamente en este país, el Arq.
Palanti, levantó un edificio gemelo, ubicado en la arteria principal de Montevideo -la Av. 18 de
Julio- que lleva por nombre: ”El palacio Salvo”. Estos dos edificios concebidos como “Las
Columnas de Hercules” (en el Río de la Plata) daban la bienvenida a los extranjeros visitantes
que llegaban en barco desde el Atlántico, no solo compitiendo con la mayor altura sino
además, que dialogaban como “faros” a escala territorial del estuario. En tal sentido, en 1923,
anunció a la ciudad el resultado de la histórica pelea de boxeo entre Luis Angel Firpo y Jack
Dempsey por el título mundial de peso pesado que se realizaba en el Madison Square Garden,
de Nueva York. Olivia Moy en una reseña de la revista “Obras Clasificadas”, nos cuenta
además que: ”el color blanco, indicaría el triunfo del norteamericano; y el verde, anunciaría
como ganador al representante local. Firpo sacó del Ring a Dempsey y el faro se encendió de
color verde. El norteamericano estuvo 19 segundos fuera del Ring pero volvió y noqueó a Firpo;
el faro, luego de unos minutos, volvió a encenderse de color blanco”, final injusto para muchos,
pero irremediable en el tiempo.
Más allá de estas anécdotas sobre el Palacio Barolo, lo que nos interesa aquí, es el hecho “que
el empresario decidió este proyecto, porque al igual que otros europeos instalados en la
Argentina, pensaba que tras la Primera Guerra Mundial, otras guerras arrasarían todo el
continente“. Desesperado por conservar las cenizas del famoso Dante Alighieri (1265-1321),
quiso construir un mausoleo inspirado en la obra máxima del poeta italiano; ”La Divina
Comedia”. El arquitecto Carlos Hilger, profesor de la Universidad de Buenos Aires (FADU
/UBA), ha realizado un excelente trabajo sobre la obra de su colega el Arq. Mario Palanti y las
relaciones del Palacio Barolo con La Divina Comedia.



Dice el Arq. Hilger: ”La distribución está basada en la métrica de la Divina Comedia del Dante...
el edificio se divide en dos bloques, con 11 oficinas por bloque en cada uno de los niveles.
El número resultante, el 22, responde a la métrica utilizada por Dante en los 100 versos. Entre
las tres divisiones de la Divina Comedia: Infierno, Purgatorio y Paraíso, se cumple la relación
Pitagórica que determina el número Pi (3,1416), conocida como Número de Oro o Sección
Aurea” (remitimos a los interesados, ampliar dichos conceptos de “Divina Proporción o “Serie
de Fibonacci”, leyendo sobre la obra de Miguel Angel Buonarotti o de Leonardo Da Vinci). ”En
el pasaje central -agrega Hilger- el palacio cuenta con 9 bóvedas de acceso que representan el
Infierno: para Dante, este no era un fin teológico, sino el punto de partida en las etapas de
iniciación emprendidas para la llegada al Paraíso. Cada uno de estos pasos iniciáticos, (nueve
son los pasos que conducen al grado de magisterio en la masonería) está enumerado y
descripto con frases en latín en cada bóveda. Las citas en su totalidad son 14, correspondiendo
a su vez a nueve obras distintas. Algunas de ellas pertenecen a Virgilio, otras a escrituras
bíblicas “.
Gracias a la gentileza de la oficina de la empresa: ”Imagen & Comunicación que funciona en el
primer piso del edificio Barolo, cuento con una copia de la transcripción y traducción de las
citas, la cual ha sido facilitada a mi requerimiento. En ella podemos leer: ”!ª): ”Operis peracti
nullos strictor iudex auctore”: “ningún juez más justo que el autor de la obra”( cita que se
observa en la bóveda del hall donde están los ascensores ubicados a la derecha entrando por
Av. de Mayo, donde se aprecia en el piso un embaldosado blanco y negro como el tablero de
ajedrez que reproduce a su vez el de la logia Masónica); 2ª): ”Quí fecit pous-ut est-ut ipse
mallet novit”: (quien hizo la obra conoce tal como es, así como él la preferiría), alusión “Al Gran
Arquitecto del Universo”, término masónico para designar al “Creador” (Adonai-Jehová),
concepto que, por otra parte los Gnósticos definen como “el Demiurgo”, y que no corresponde
al Dios Altísimo, sino a una deidad menor, identificada con la materia y el elemento tierra. 3º)
”Homines quam máxime hómines” (que los seres humanos sean lo mejor posible); 4º) ”Ars,
homo ádditus naturae” (el arte es el ser humano agregado a la naturaleza); 5º) ”Dittora occidit,
spiritus vivificat“ (la letra mata, el espíritu vivifica); 6º)”Malis tibi placere quam pópulo” (prefiere
agradar a ti mismo antes que al pueblo); 7º) “Trahit sua quemque voluptas” (No todos gozan
con los mismos placeres); 8º) ”Omis pulchritudins forma únitas est” (la unidad es el molde de
toda obra de arte); 9º) ”Hábeas ánimum tegit et detegit” (el cuerpo a veces oculta el alma, otras
lo revela);10º)” Nocet empta dolors voluptas” (el placer comprado daña a causa del dolor); 11º)
”Ut portet nomen eius coram géntibus” (para que lleve su nombre ante la gente); 12º) ”sic vos,
non vobis malleficatis apes” (así trabajais vosotras, abejas, para otros, no para llenaros de
miel); 13º) ”Sic vos, non vobis nidificatis aves” (así trabajais vosotras, aves, para otros, no para
anidaros), y 14º) ”Fundata est supra firman petram” (fue asentado sobre cimiento firme o sobre
piedra firme). Esta frase y la 5º de origen bíblico,”dan testimonio del sentido espiritual con que
fuera construido el edificio -dice Hilger- determinando su carácter y función: un templo laico que
promueve las artes liberales”.
Por otro lado, Palanti deja dicho que esto es un templo en la inscripción que dice: ”Para que
lleve su nombre entre la gente”, la cual hace referencia al Templo de Salomón edificado en
Jerusalén y que es modelo de la construcción Templaria para el Cristianismo, el Islam y los
hebreos”. Hilger, nos informa que “entre las bóvedas transversales sobre las columnas, se
ubican cuatro lámparas sostenidas por ocho Cóndores y dos dragones, uno macho y una
hembra, que representan los principios alquímicos, el mercurio y el azufre, y sus atributos”. (en
el simbolismo masónico el mercurio representa el principio de:” inteligencia y sabiduría”, y el
azufre:”la energía activa” que promueve a una “nueva vida, alumbrada por la verdad”, N. Del
A.) Otro dato que nos da el Arq. Hilger es el siguiente: ”El número siete- tan cargado de
simbolismos- son las divisiones del Purgatorio y de la torre del Barolo, que lo representa. En la
Divina Comedia, el Dante, relata una extraña historia, en la cual Ulises ya viejo, cansado y
aburrido de su vida en Gaeta, decide emprender un último viaje con su última nave y con
algunos viejos camaradas, cruza las columnas de Hércules y se dirige al Sur. Una acción
imprudente, una infracción a la razón, un viaje sacrílego. El hemisferio austral estaba vedado a
los hombres, un mortal podía traspasar las columnas de Hércules conducido únicamente por la
soberbia. Llegan al hemisferio austral después de algunos meses de navegación; divisan una
montaña en el horizonte. Su nave da tres vueltas y a la cuarta es tragada por el mar. Ulises
arderá perpetuamente en el círculo infernal de los falsarios, cargando así su soberbia. La
montaña que divisa en el horizonte es la Montaña del Purgatorio, prohibida a los mortales”.
Dante también llega al hemisferio austral. La Tierra, en la geografía del Dante, es una esfera
inmóvil en el centro del cosmos. “...una depresión y una montaña son los principales accidentes
de la esfera terrestre; en la depresión el infierno, el purgatorio en las laderas de la montaña. En
el centro del hemisferio boreal, el único permitido a los hombres, está la Montaña de Sión. El
Hemisferio Sur es de agua y ha sido vedado a los hombres; en el centro hay una montaña
opuesta a Sión; es la Montaña del Purgatorio. Bajo la montaña de Sión, pero mucho más
ancho, se abre hasta el Centro de la Tierra un cono invertido: el infierno, dividido en nueve
círculos decrecientes, como gradas de un anfiteatro; en el centro, Lucifer.” Hilger continúa:”Una
grieta que abrieron en la roca las aguas del río Leteo, comunica el fondo del Infierno con la
base del Purgatorio, (como veremos luego este pasaje de la obra del Dante tiene su
correspondencia en el edificio Barolo. N. del A.). ”En la ladera del Purgatorio se escalonan siete
terrazas, que significan pecados mortales. El edén ocupa su cumbre. Giran en torno de la
Tierra, nueve esferas concéntricas: los nueve círculos de Ptolomeo, las siete primeras son los
cielos planetarios: Luna, Mercurio, Venus, Sol, Marte, Júpiter, Saturno (la Luna y el Sol eran
considerados planetas), la octava era el cielo de las estrellas fijas; la novena el Cielo Cristalino,
rodeado por el Empíreo (en el Barolo, el Empíreo o Luz Divina está representado por el faro
que remata el edificio). “La Tierra es como un péndulo con el hemisferio Norte hacia abajo y el
Sur hacia arriba; su cielo está precedido por la Constelación de “la Cruz del Sur”(Purgatorio 1,
22, 27). Allí se ubica la entrada de los Cielos, así como se entra al Infierno por debajo de
Jerusalén. Sobre esta Constelación de la Cruz del Sur, florece una rosa inconmensurable-“ la
rosa de los Bienaventurados”- (reminiscencia de “la Rosa Alquímica” y de la Fraternidad Rosa
Cruz. N. del A.), alrededor de un punto que es Dios”. Como dato significativo, sobre el faro del
palacio Barolo, la Constelación de la Cruz del Sur se ve alineada con el eje del edificio en los
primeros días del mes de Junio, entre las 19,30 y 19,45 hs., lo cual lo convierte en un “Axis
Mundi”, es decir en un punto o centro de fusión Cosmotelúrico. Un documento firmado por el
administrador del Palacio Barolo, el Lic. Roberto Campbell, que obra en mi poder, da cuenta de
mi primer visita- no deliberada- el día 21 de Junio de 2002, fecha que coincide con el Solsticio
de invierno, siendo por demás significativa esta ocurrencia, dadas las implicancias esotéricas
de tal día, no solo en función de los rituales que se realizan desde antiguo, sino, como veremos
más adelante con un misterio asociado a Julio Verne, según descubriera el escritor Juan José
Benitez. Amablemente recibido por el Lic. Campbell, realicé una visita guiada al edificio con
intención de conocer algunos detalles importantes para este trabajo. Entre otras cosas
llamativas del enigmático Palacio Barolo, lo primero que se aprecia cuando uno ingresa al hall
del edificio son los diseños geométricos que decoran las baldosas o mosaicos a lo largo del
Pasaje o galería que une las dos entradas ubicadas entre la Av. de Mayo y la calle Hipólito
Irigoyen. Flanqueadas por una serie de Rosetones de vidrio de tipo esmerilado que permiten el
ingreso de la luz al subsuelo, cuyo formato circular está dividido en 16 pétalos, se distinguen
tres diseños cuadrangulares con superposiciones octogonales; siendo el que se halla en el
centro de la galería, justo debajo de la cúpula -que hace techo en el tercer piso- el más
elaborado de ellos. Recordemos aquí lo dicho anteriormente respecto del octógono, que suele
representar el Eje del Mundo, epicentro de las radiaciones cosmotelúricas, es decir: ”la unión
del Cielo y de Tierra”. En este lugar se observa un punto de bronce en el que se ubicaba
originalmente, una estatua de” un Cóndor con el cuerpo del Dante elevándolo al Paraíso”.
Con la intención de registrar fotográficamente estos detalles, convoqué a la fotógrafa
profesional Nora Falcioni -a quien me une un gran afecto y amistad- en el curso del año 2002,
con la cual habíamos realizado un trabajo similar en años anteriores en la Basílica de Luján
(reproducción de una Catedral gótica del siglo XIII, de inspiración templaria), que conforma
parte de un trabajo de investigación que volcaré en una futura publicación.
En la recepción del Palacio Barolo, tomé contacto con el encargado del edificio, el Sr. Carlos E.
Mamani, que gentilmente me facilitó algunas publicaciones que informaban sobre las curiosidades
del inmueble. Preguntándole si conocía alguna relación arquitectónica singular que
tuviera una conexión directa con el “Infierno del Dante” allí representado, me reveló que el
antiguo encargado del edificio, el Sr. Héctor Godoy, que había estado al servicio del ing. Luis
Barolo, le había comentado la existencia de un “Tesoro oculto”. Quizás, éste podría estar
escondido en un pozo ubicado en el segundo subsuelo, el cual conduce a un río subterráneo
(como el Leteo, en la obra dantesca) que puede ser visualizado y el ruido que produce la
corriente ser percibido.
A tal fin convoqué en otra oportunidad a Miguel Doura, un amigo espeleólogo, andinista y
fotógrafo profesional, a realizar una primera inspección del lugar y tomar algunas fotografías
para documentar la investigación. Con todos estos datos, nos dirigimos a la Asociación
Argentina de Radiestesia, para conversar con el ing. Guido Bassler, quien se desempeñaba
como profesor y Presidente de la institución. Allí fuimos recibidos por el profesor Juan Carlos
Russo, quien nos informó del mal estado de salud del ingeniero, y de la imposibilidad de
atendernos (poco tiempo después, en el mes de febrero de 2003, el Ing. Bassler fallecería a
causa de una vida expuesta a radiaciones de carga negativa, y su avanzada edad). Sin
embargo con el Sr. Russo, quien ahora estaba al frente de la Asociación, nos habíamos
conocido a mediados de la década del ‘90 en la Biblioteca Privada y Escuela de Terapias
Alternativas: ”Dion Fortune” en Buenos Aires, donde él daba un curso de Radiestesia y yo uno
referente a Piramidología, donde entablamos amistad. Recordando aquellas circunstancias, le
narré lo referente al Palacio Barolo, y quedó entusiasmado, comprometiéndose a realizar una
inspección y medición radiestésica en el edificio, aprovechando la visita de la arquitecta
colombiana, Consuelo Ardila; profesora titular de geobiología en la carrera de arquitectura de la
Universidad Autónoma del Caribe, especializada en la materia, con la cual viajarían luego a
Montevideo, Uruguay, donde tendrían oportunidad de visitar el Palacio Salvo (gemelo del
Barolo). A su regreso, el Sr. Russo me informó que sobre los trabajos prospectivos en el
Palacio Barolo se había verificado no solo la existencia de un río subterráneo, sino de dos que
circulan por debajo del edificio. Sobre la Avenida de Mayo, frente a la entrada principal del
edificio, circula la línea: ”Plaza de Mayo-Carabobo” de subterráneo (metro o subway), más
antigua de Buenos Aires, inaugurada en 1913 durante la Presidencia de Victorino de la Plaza,
constituyéndose en la más antigua de Latinoamérica y la 13º ciudad del mundo en contar con
este transporte público; lo que sumado a la gran cantidad de instalaciones de distintos servicios
públicos, como telefonía por cable, cañerías de agua potable y de gas, etc., provocan una
importante interferencia en el análisis radiestésico del subsuelo, imposibilitando por el momento
la detección del presunto “tesoro oculto” y de las características del mismo, al menos en ese
lugar. Aún así han arriesgado la opinión “que el mismo, no estaría constituido por valores
monetarios en metálico o de algún otro tipo”.
Podría especularse que quizás se tratase de alguna clase de código o documentación relacionada
a un determinado conocimiento oculto afín a la temática Dantesca. ¿Nos encontraríamos
con una literal entrada al Inframundo, y el “Tesoro” oculto sería la llave que nos permitiera abrir
dicha puerta? Literalmente la palabra de origen latino: “Inferno” (Infierno), significa: Inferior o
mundo inferior, es decir, lo que está debajo de nuestros pies. En lenguaje del Dante, esto hace
referencia al mundo profano, en oposición al mundo espiritual (Tierra Santa o Tierra de los
Santos), también llamado mundo de “Los Cielos”, que corresponde a los grados de la jerarquía
Iniciática de las Sociedades Mistéricas. Es necesario conocer el lenguaje secreto en el que ha
sido escrita” La Divina Comedia”, para poder interpretarla, ya que una lectura literal no nos
revelará más que un contenido poético, maravilloso para algunos y tedioso para otros.
A tal fin, recomendamos leer las obras de René Guénon, particularmente:”El Esoterismo del
Dante” y “Esoterismo Cristiano”, de los cuales extractaremos algunos párrafos para aclarar
conceptos. En el capítulo segundo de la primera de las obras mencionadas, René Guénon
hace referencia a ”...dos medallas que se encuentran en el Museo de Viena, de las cuales una
representa al Dante, y la otra, al pintor Pedro de Pisa, ambas -dice Guénon- muestran en su
reverso las letras F.S.K.P.F.T., letras que son interpretadas por Aroux (autor que señaló junto a
Rossetti, la existencia de una dimensión esotérica en la obra del Dante) de la manera siguiente:
”Frater Sacrae Kadosch, Imperialis Principatus, Frater Templarius“ para las tres primeras letras,
esta interpretación es notoriamente incorrecta y no proporciona un sentido que pueda
considerarse intelegible, aclara Guénon. Opinamos que es preciso leer: ”Fidei Sanctae
Kadosch”; La asociación de la Fede Santa, de la cual Dante fue aparentemente uno de los
jefes, era una organización, una tercera orden de filiación Templaria, lo cual justifica la
denominación de Frater Templarius. Sus dignatarios ostentaban el título de Kadosch, palabra
herética (hebrea) que significa “santo“ o “consagrado”, y que aún perdura -incluso en el
presente- como apelativo de los más altos grados de la masonería. De todo lo cual se
desprende la razón que guió al Dante en la elección de San Bernardo como navegante final del
viaje celeste (Paraíso XXXI), ya que éste fue quien dio forma y contenido a la regla de la Orden
del Temple. De este modo, Dante parece haber querido indicar que sólo por medio de San
Bernardo era posible, en el marco de las condiciones de la época, el acceso al Grado Supremo
de la Jerarquía espiritual”. En “El Esoterismo Cristiano”, René Guénon, dedica cuatro capítulos
en el análisis de obras de otros autores que relacionan el lenguaje secreto del Dante con la
Sociedad Secreta denominada “Fieles del Amor” (Fedeli d’Amore) de la cual algunos sospechan
que el poeta Florentino había ocupado un alto cargo. Guènon, por su parte ni confirma ni
niega dicha filiación, solo haciendo referencia al carácter iniciático de la que hace gala la obra
de Alighieri, solo comprendida en su totalidad por quienes forman parte de dichas ordenes,
aunque reconoce el valor de algunos que han intentado” rasgar el velo”.
Solo como dato para reflexionar, diremos para concluir respecto de la obra del Arq. Palanti, -
que también fue miembro de La Fede Santa- (sociedad que perdura hasta nuestros días) que
éste dio la curiosa denominación para el Palacio Barolo y el Palacio Salvo, como el de: ”Las
Columnas de Hércules” del Río de la Plata. Platón, el filósofo griego, comenta en “El Timeo o la
Naturaleza” y en “Critias o el Atlántico” que tras las dichas “columnas... se encontraba: La
Atlántida”, el mítico continente. Por su parte Ernesto Morales, en su obra: ”La Atlántida, un
continente desaparecido, su historia y su leyenda” (Bs. As., 1940, Cap. III, Págs. 32 y 33), llama
la atención del lector con un comentario del Cronista de Indias, Pedro Sarmiento de Gamboa
quien en su “Historia Indica”, nos recuerda aquellos versos de Dante Alighieri: (purgatorio I,22-
27)
Io mi volsi a man destra e posi mente
All’altro polo, e vidi quattro stelle
Non viste mai fuor ch’alla prima gente
Goder parea il ciel di lor fiammelle:
O settentrional vedovo sito
Poi che privato sei di veder quelle!
(traducido: ”Me volví a la derecha y me hallé enfrente del otro polo, y vi en él cuatro estrellas
que sólo ha visto la primera gente. Gozaba el cielo de sus llamas bellas; ¡Oh viudo Septentrión,
pues que privado tu por siempre jamás has de estar de ellas!”)Y he aquí la pregunta que surge
de la lectura de estos hermosos versos: ¿cómo Dante, en el año 1300, viviendo en Verona o
Padua pudo hablar de esas “cuatro estrellas” antárticas que forman la Cruz del Sur? ¿Qué
leyenda conocía él acerca de su existencia en el cielo austral? ¿A qué “primera gente”, única
que según él, pudo verlas, se refiere el poeta florentino?”
Morales responde las preguntas que formula, diciendo que:”Innumeras explicaciones, lógicas y
teológicas, se han querido dar al hecho. Todas son insuficientes. Sólo queda la profecía: casi
doscientos años antes del descubrimiento de América, un hombre de Europa habla de una
constelación que sólo Vespucio o Magallanes conocerían.
“Tradiciones mediterráneas, nacidas en Grecia y llevadas a la península latina, pudieron llegar
hasta Dante-aventura Morales- y éste conocerlas y acogerlas en su gran libro. Esas tradiciones
son gemelas de las que nos hablan de un continente desaparecido en cuyo cielo esas cuatro
estrellas resplandecían”. La obra de Morales, rica en detalles de este tipo, no recala en la
relación del Dante con la “Fede Santa”, de la que hicimos mención, y el hecho de que la misma
es una orden de filiación Templaria. Esto nos lleva a considerar las afirmaciones del
antropólogo francés Jacques de Mahieu, y a los trabajos del Grupo “Delphos” a cargo del Ing.
Fernando M. Flugberto Martì, quienes sostienen la presencia Templaria en el continente
Sudamericano y en particular en la costa atlántica de la Patagonia Argentina, donde habrían
levantado una fortaleza. Tras ocho expediciones realizadas al Golfo San Matías y al Cerro ”El
Fuerte”, entre 1997 y el año 2000, el grupo Delphos, ha recabado bastante información sobre el
posible asentamiento de la orden Templaria, producto de de excavaciones in situ, donde se ha
podido observar piedras labradas con símbolos característicos como la Cruz, el sol, la Luna,
laberintos serpenteantes y otras figuras de tipo rúnico que se pueden apreciar en el sitio de
Internet (www.delphos.com.ar), y en las vitrinas y estantes del Museo Regional Don Bosco de
Rawson, originalmente conocido como Museo Salesiano, ubicado en la provincia de Chubut,
Argentina. “Las piedras labradas de Rawson” como también se las conoce, fueron investigadas
hace mucho por el amigo antropólogo Dick Edgar Ibarra Grasso y por el investigador Enrique
Garcìa Barthe -a quien conocí en los funerales de Dick- quienes sostenían la autenticidad de
las mismas, (al margen de las copias que se pudieran haber realizado) a las cuales le atribuían
un posible origen polinésico o procedentes del Medio Oriente. García Barthe, continuador de
las hipótesis del investigador Bernardo Graiver quien publicara la obra: ”Historia de la
Humanidad en la Argentina bíblica y biblónica”, sostiene que” la toponimia de la provincia de
Chubut abunda en denominaciones de origen semítico.”El Ing. Flugberto Martì, al igual que el
Dr. Guillermo A. Terrera, sostienen amparándose en sus investigaciones en torno a la figura del
“caballero Parsifal” de la leyenda Artúrica, según el relato del trovador y caballero teutónico
Wolfram von Eschenbach, titulado: ”Parzival”, que el Santo Grial o Grâal (entendiéndose como
copa o recipiente) habría sido transportado a la “tierra de Argentum” (Argentina: tierra de la
plata).
Martì, sospecha su ubicación en el fuerte templario del golfo San Matías, y el Dr. Terrera en la
ciudad subterránea del cerro Uritorco, en Capilla del Monte, Pcia. de Córdoba (Rep. Argentina),
como veremos más adelante. Esta incursión Templaria a la Argentina sería en todo caso uno
de los secretos mejor guardados a lo largo del tiempo. Si este secreto era conocido por el 
Dante y los miembros de la Fede Santa, se podría especular que el Arq. Mario Palanti, y el Ing
Barolo ocultaron en algún lugar del edificio, alguna información-para aquel que sabe ver- que
confirmaría esta sospecha. Sin embargo tratándose de un “tesoro”, éste puede ser interpretado
de diferentes modos. ¿Nos propone este desafío que allí se oculta un tesoro templario, acaso
el mismísimo Santo Grial?, o ¿siendo el Palacio Barolo y el Palacio Salvo: “Las Columnas de
Hércules del Río de la Plata”, nos indican que aquí se resuelve el enigma de la Atlántida?¿Se
encuentra en este emplazamiento una puerta que conecta con el Reino Subterráneo de
Agharta, y que como sugieren autores como Saint Yves d’Alveydre o Florencio de Basaldúa, se
corresponde con otra dimensión de la realidad, poéticamente expresada como una experiencia
onírica? Finalmente nos preguntamos: ¿ésta puerta se abre sólo al iniciado, durante el solsticio
de Invierno, cuando el edificio se alinea con la Cruz del Sur, conduciéndolo al “Tesoro
alquímico que simbólicamente tiene como guardianes a los dragones representados en las
columnas y lámparas que observamos en las entradas y en la recepción o hall del edificio?
Quizás sólo debamos estar preparados para el próximo 24 de junio para conocer la respuesta.

(***)El 2 de mayo de 1805 por $25.452 pesos (5 ½ reales) la Municipalidad cede un terreno en la esquina de Rivadavia y Reconquista (actual Banco de la Nación, al costado de “La Casa Rosada”), conocido bajo el tétrico nombre de “Hueco de las Animas”.(Historia de Nuestros Viejos Teatros” de A. Toullard, Biblioteca del teatro Colón).


Este capítulo pertenece al libro AUSTERRIA, LOS TÚNELES DE AGHARTA EN AMÉRICA, de Javier E. Stagnaro.

Los que deseen adquirir el libro pueden solicitarlo al email  jatostagnaro@ygmail.com

1 comentario:

  1. en el primer piso funcionaba el foto club buenos aires durante los años 70, no se si todavia existe.

    ResponderEliminar