miércoles, 11 de mayo de 2016

DÉBORA GOLDSTERN. SECRETOS SUBTERRÁNEOS DE LOS MUNDOS OLVIDADOS

Hay que decir que sobre el misterio de la Cueva de los Tayos se ha escrito mucho a través de los años e investigado realmente poco. Antes  que Internet sea una fuente universal de información (y desinformación casi al mismo nivel), solo conocíamos esta historia de pluma de Erich Von Daniken  (El oro de los Dioses, 1974) y en mucha menor medida por el libro “Los Intraterrestres existen” (1980) de dos autores franceses, y por diferentes artículos en revistas de enigmas y misterios (periodistas como Faber Kaiser, Alex Chionetti, Villarrubia Mauso abordaron la cuestión). Tal vez el sorprendente Austerria, los Túneles de Agharta en América (2010) del investigador Javier Stagnaro sea la excepción. Pero nos faltaba a los aficionados a la historia ocultada y subterránea de Amerika, una investigación que ordenara y relacionara las piezas de este puzzle. Por eso doy la más calurosa bienvenida a esta obra de la “investigadora rebelde” Débora Goldstern.
 Quienes en mayor o menor medida rondamos por los misterios subterráneos, sabemos apreciar el trabajo de años y los datos reveladores aportados por Débora en esta su Magnum Opus.
  Daniken, el mítico padre Crespi, la expedición inglesa del año 76, el abogado ecuatoriano Peña Matheus, el espeleólogo argentino Julio Goyén Aguado y su biógrafo Guillermo Aguirre, Faber Kaiser, y un largo etcétera, y por supuesto el Leit motiv de esta historia: el enigmático descubridor de los “tesoros de los Tayos”: Juan Moricz, desfilan por las páginas del libro, permitiendo a Débora atar cabos, guiarnos como Virgilio al Dante y no dejarnos perdidos en la confusión y el descrédito.
 Es para mi enormemente destacable la información presentada por la autora desde la lejana Hungría tapando baches donde solo desconocimiento había.

 ¿Recomendar este libro?...  Me parece que a esta altura de lo escrito, sería redundante.
Con Débora Goldstern (dedicándome su libro)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada