lunes, 28 de marzo de 2016

MARCAHUASI: VISIONES SOBRE SUS MISTERIOS

En contraste con el anterior artículo que publicamos sobre los "misterios" de la meseta de Marcahuasi (entrevista del Dr. F. Jiménez del Oso a Daniel Ruzo), solicitamos a importantes investigadores que han abordado este tema, sus opiniones al respecto.

 
Alex Chionetti (investigador de culturas antiguas, ufólogo y documentalista):

Ruzo fue uno de los visionarios más estudiosos del siglo xx con respecto al realismo fantástico. Su principal aporte fue el descubrimiento de la meseta. Marcahuasi es un lugar único en el mundo, cuyo efecto se multiplica si el visitante está preparado y con una mente abierta. Eso es lo que falto a del Oso... que fuera con los ojos de un psiquiatra freudiano a analizar piedras que para el neófito son puras piedras. Recuerdo cuando traté de hacer un documental para Discovery Science, el ejecutivo lo veía así. Lo mismo el presidente de la compañía que produjo mi segmento para Ancient Aliens; protestó después porque solo se veían rocas...y eso es lo que ves...fotografiada desde el aire se ve algo natural. Cuando uno está ahí y ve y siente las esculturas, uno percibe la presencia de otra humanidad, digamos la esculpida de los dioses. Mi teoría -no una especulación al aire- es que aprovecharon las formas naturales para darles más formas, acentuando ángulos y agregando detalles para crear figuras de animales y humanos, dentro de lo que llamábamos "modelación óptica". Una combinación de factores, de luz solar, poder telekinético, de esa cultura antidiluviana anterior a los preincas. Por eso es importante ver que otras técnicas posteriores todavía utilizan técnicas intermedias de modificación de bloques graníticos y dioríticos en las edificaciones preincas y propiamente dicho, incas, como encontramos en los primeros estratos de Macchu Picchu, o de Ollaytaytambo.
A la zona de Marcahuasi/valle de Santa Eulalia y sierra central del Perú llegan a cruzarse descendientes de colonias
atlantes, que mantenían ese conocimiento. Tal vez también hay una convergencia con los pueblos protohistóricos que moraban en el pacífico, donde otra isla continente se hundió y sus sobrevivientes se asentaron en las altas cumbres de las cordilleras.
 Astete fue un maestro predeterminado, un simbologista que guía a Ruzo hacia el descubrimiento. Un universo arquetípico desciende sobre ellos, y se convierten en báculos de un mensaje inmemorial. Del legado que todavía oculta en las profundidades de los Andes un mensaje críptico. Egipto tiene una esfinge que no contesta las interpelaciones que los aburridos arqueólogos dogmáticos hacen sin ver que también las culturas del mediterráneo y del Nilo, conectaban con esa caída del paraíso, esa expulsión del Edén, que fue la catástrofe "atlantídea". Algo parecido a la situación de la crisis social actual, de ciencia y técnica sin etos, y pese a ello, una de las humanidades más ignorantes que se puedan imaginarse.
Astete ve un sistema subterráneo que Ruzo ubica en el centro de la meseta (posiblemente la grieta cavernaria llamada El Infiernillo). El mismo Ruzo me delega en 1989, que vuelva a la meseta a cuadrangular las líneas de conexión entre las esculturas conectadas entre los solsticios y equinoccios. Según él ahí estaban depositados en forma de escrituras el legado de esa humanidad anterior. Ruzo sabia de la historia de la cueva de los Tayos, pero nunca la había estudiado, aunque recuerdo que le interesaba saber más, pero remarcaba que las altas cumbres eran más idóneas para resguardar tesoros que las oquedades amazónicas.
Daniel (Ruzo) muere con la esperanza de que se descubran mas indicios hacia la incógnita del pasado. Tal vez las claves estén más en lo que dijo el profeta Daniel, que Nostradamus, al que estudió hasta su muerte....
A. Chionetti en El Infiernillo

Débora Goldstern (bibliotecaria, investigadora de civilizaciones antiguas. Sus estudios se centran especialmente en las teorías sobre el "mundo intraterrestre"):


Acerca del tema, mi primera referencia llegó a través de “El Retorno de los Brujos”, mítico libro de los autores franceses, Louis Pawles y Jacques Bergier, donde en un capítulo, comentaban acerca de los estudios de Ruzo. Pasado el tiempo, accedí a “La Historia Fantástica de un Descubrimiento”, y “El Valle Sagrado de Tepoztlan”, libros, donde Ruzo se extendía dentro de este misterio.
Supongo este abordaje, como una de las primeras lecturas que trata la cuestión protohistórica de Sudamérica, aún en discusión.
Dato importante a tener en cuenta cuando se pasa revista a la tesis de Ruzo, es su pertenencia a la Masonería, punto no menor por las implicancias que acarrea a nivel revelación. Claramente estamos ante un ALTO iniciado y de grado mayor, que dedicó casi toda su vida a poner el foco de la discusión en las extrañas formaciones del paisaje peruano de Marcahuasi,  y que a su entender, obra, de una raza misteriosa post-diluviana, la cual denominó Masma.
D. Goldstern en Tiahuanaco
Claro que la geología hasta el momento poco avala estas siluetas rocosas, que dicen producto de la ilusión óptica (pareidolia), aunque las dudas persisten. Personalmente, me gustaría observar in situ estas efigies para hacerme una idea más definida, y si realmente las mismas califican como restos de una civilización ajena al pasado americano.
La cuestión subterránea, también vinculada a Marcahuasi, que señala un tesoro oculto legado por esta raza desaparecida, es otras de las pistas aún sin comprobar, y que de concretarse, pudiera servir como futuro eje investigativo.



Bettina Allen (psicoterapeuta, investigadora de civilizaciones desaparecidas):

"Para descubrir una 'Obra Mágica' es necesario cultivar la Fe en aquello que se manifiesta en diferentes momentos de nuestra vida"
Pedro Astete.

 Fue Don Pedro Astete (1871/1940) quien manifestó estas palabras cuando descubrió el "Puente brillante" hecho de luz compacta que cruza el Cerro San Cristobal cerca de Lima (Peru) y se dirige por una senda angosta a una caverna que lleva a la Ciudad subterránea de "Masma".

En su trayecto hacia la caverna encuentra una concha marina, que "casualmente" es la insignia de Santiago (2° hijo de Jesús y María Magdalena) cuyos restos se encuentran en Compostela (España) que significa "Campo de luz" ¿coincidencia?.

Pedro Astete estaba unido por lazos de sangre real (Sangral) a Santiago y por lo pronto a Jesús y M. Magdalena, vale decir que Astete llevaba en su genética la simbología del Iniciado.

 Luego de visitar Masma en cuerpo fisico (no en sueños) y describir los objetos allí existentes -me cuenta Daniel Ruzo- Astete se conect'o con él, y se asociaron para investigar las Esculturas Protohistoricas  

B. Allen en Chichen Itzá
Marcahuasi:

Al igual que Tierra del Fuego (Argentina), los primeros habitantes de la desolada Meseta fueron los Egipcios.
Marcahuasi, plagada de esculturas protohistóricas, posee a la altura del "Monumento a la humanidad" tres entradas subterráneas al "Centro urbanistico- protohistorico" de Masma,  al decir de J. Moricz  en sus investigaciones en Marcahuasi.

Marcahuasi semeja un juego de Tarot, las señales son inequívocas; "El héroe"= baraja de "El emperador", "El altar de la Fortaleza" =  La fortaleza, "El altar de las mayoranas = La Luna......  

Siguiendo las esculturas realizamos una tirada de Tarot que nos da la pista del  destino de la humanidad  en el "Monumento a la humanidad" en Marcahuasi.

J. Stagnaro y  G. Aguado en la Cordillera de los Andes

 Con respecto a la relación subterránea con Marcahuasi,  Javier Stagnaro (ufólogo, espeleólogo, estudioso del "mundo subterráneo"), nos comentó que un grupo del Centro Argentino de Espeleología (CAE) -del cual es miembro-,  había participado hace varios años en expediciones a lugares importantes arqueológica y culturalmente del Perú (con el recordado explorador Julio Goyén Aguado a la cabeza), entre los que se encontraba la meseta de Marcahuasi, donde pudieron recoger datos sobre misteriosos túneles que conectan con otros sitios del país. En una de esas incursiones por Perú, hallaron un cementerio de Uros
J.G.Aguado con un esqueleto Uro encontrado en Perú


Para finalizar, una anécdota que conecta estos misterios con otros: los Ovnis. Nos contó Osvaldo Masanet (numerólogo, buscador de la ciudad de "El Paititi) durante su estancia en la meseta de Marcahuasi:

O. Masanet contándonos sus experiencias


Una noche abro la puerta del establo donde estábamos parando para ver el cielo y veo una estrella muy grande, cierro avisándole a mi amigo; él la mira extrañado por su tamaño y se retira para dormir, cuando vuelvo a abrir, se había iluminado toda la meseta como si fuera de día, cerré la puerta asustado y me dije: todavía no estoy preparado para esto; al rato volvió todo a la normalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada