miércoles, 8 de julio de 2009

OVNIS TERRESTRES

Inauguramos el Blog con un tema apasionante: Ovnis terrestres.
Naves voladoras desconocidas en el siglo XIX, ovnis nazis durante la guerra, el avistamiento de Kenneth Arnold, estrellamiento en Roswell, ingeniería de reversa.
De todo esto nos hablará, tal vez el mayor conocedor de este tema en la Argentina:
El investigador Javier Stagnaro. Esta es la primera parte de una extensa entrevista, que iremos desarrollando en este espacio:

INTERES POR LA TEORÍA:"Empecé con el estudio del fenómeno ovni en el año 1968, cuando la teoría extraterrestre estaba alimentada por las series de tv como “Los invasores” (1) o las películas de la década de los ‘ 50 (2), dónde aparecía toda esta cuestión de la invasión de los marcianos.
Era la época de la llamada guerra fría entre E.E.U.U y U.R.S.S, a poco de concluida la segunda guerra mundial, donde el argumento de la invasión de seres de otros mundos suplantaba al miedo a la invasión del comunismo soviético, que infiltrado en la población americana, socavaba los ideales de “justicia y libertad” tan afines a la cultura occidental. Los extraterrestres eran por lo tanto bastante malos, venían a invadirnos y a destruir a la raza humana. Antes de la llegada a la gran pantalla de los extraterrestres buenos -como los presentados por Steven Spielberg (3)- hay pocos ejemplos de los mismos en la década de los ’50; quizá el más representativo sea “El día que paralizaron la tierra” (4), donde el alienígena “Klaatu”, advertía a los humanos del uso indebido de la energía nuclear. Pero en general la idea era que venían a conquistarnos. Al margen de esa postura, que era literaria y cinematográfica, los casos de avistamientos de ovnis sugerían aparentemente todo lo contrario; que si bien había una gran tecnología por parte de quien supuestamente manejaba estos platos voladores, no había mayormente casos de agresión. Estaba el tristemente celebre caso de Tomas Mantell , el piloto norteamericano que se vino abajo, y alguno que otro; pero que parecía un accidente o imprudencia de los humanos, no un ataque. Así que en general uno tenía la idea que, si había una civilización superior, no humana, que tenía una gran tecnología, esta correspondía también a una evolución espiritual acorde. Esta posición fue ganando terreno y la mayoría de los investigadores estaban de acuerdo que si los ovnis existían, tenían que ser de origen extraterrestre.
Curiosamente uno de los primeros libros sobre ovnis que conseguí cuando era adolescente, era el de un italiano: Renato Vesco, que lo había publicado en el año ’68. Se llamaba: “Interceptadlos sin disparar”, donde presentaba una serie de informes técnicos sobre el desarrollo de la ingeniería aeronáutica alemana; y hablaba sobre desarrollos como la feverball (bolas de fuego), los foo fighter, etc., que muchos pilotos, tanto americanos como alemanes, decían haber visto durante las batallas en el cielo europeo; unas especies de esferas luminosas que perseguían a los aviones. Ese libro quedó en mi biblioteca durante mucho tiempo. Más adelante, conocí los dichos de gente como Miguel Serrano (5) o Hector Picco (6), que planteaban esta inquietud. Sobre todo Serrano, que había sido diplomático. El decía que había tenido acceso a mucha información, por sus contactos gubernamentales y de alto nivel, y que estaba al tanto de que los alemanes habían desarrollado durante la guerra prototipos de platos voladores, que habían funcionado, y que los yanquis se habían apoderado de esa tecnología tras la guerra y que los que se estaban viendo ahora eran producto de eso.
Entonces empecé a recopilar información, a releer todos los libros que tenía de ovnis, donde en algún que otro capitulo, algún que otro autor, mencionaba la teoría terrestre; pero siempre era como un apéndice en los libros que giraban en torno a la hipótesis extraterrestre. Con toda esta información decidí armar unos boletines llamados “UFOs: arma secreta”, donde fui volcando todo lo recopilado. Esta propuesta parece que impactó dentro del círculo de investigadores argentinos del tema ovni. Del 17 al 19 de noviembre de 1989 (7), se organiza un congreso en la ciudad de La Banda, provincia de Santiago del Estero, donde tuve la oportunidad de cerrarlo con mi ponencia: “Los ovnis como armas secretas”. Causó bastante sensación, porque era en general, un tema que estaba descartado.
La mayoría estaba en contra o a favor del fenómeno ovni y de los extraterrestres.
"


AERONAVES EN EL SIGLO XIX:
"En 1896/97. La región principal fue Kansas (EE UU). También hubo paralelamente una oleada similar en Europa. Los objetos avistados se parecían a aeroplanos, provistos con reflectores, que era una de las cosas que llamaban la atención; y había otros similares a dirigibles, naves en forma de cigarro. Tenemos que recordar que estamos hablando de unos cuantos años antes de la era oficial de la aviación; de hecho los zeppelines aparecen a partir del 1900. Antes, hubo toda una evolución de los dirigibles, que habían sido los globos de los Mongolfier, y otros que ya venían del siglo XVIII y XIX. Los relatos periodísticos hablaban de captura de seres humanos por parte de estas naves e incluso de ganado; alguna vaca enganchada con un ancla; elementos muy de la época, relacionados con los primeros vuelos, pero más que nada con la navegación marítima (ancla, ganchos, etc.). Se hablaba de científicos, que eran los ingenieros aeronáuticos que habían desarrollado este tipo de naves, porque en algunos casos habían bajado y habían hablado con alguno y se presentaban como el señor Smith, Wilson, etc.; nombres típicos de humanos. Si uno recuerda la historia de los hermanos Wright, cuando ellos presentan su prototipo, no pasaba de una especie de ala delta, algo bastante precario, en 1903. Ya para 1908 se presentan en Paris, en una especie de competición donde ganan un premio por sus inventos. De hecho entre 1903 y 1908, tenemos también el primer caso de ocultamiento histórico en la aeronáutica de un invento de estas características; o sea durante 5 años estuvo el proyecto guardado, hasta que lo mostraron; lo que nos hace pensar, que lo hayan estado utilizándo antes de presentarlo al público, y lo que se vio en 1896 y 97 fueran estos prototipos que todavía no eran de conocimiento público. De hecho un ingles llamado George Cayley, había inventado el aeroplano, con todas sus partes, 100 años antes de los Wright y ellos lo reconocieron. El problema era que no había desarrollado un motor, en la época del vapor, que fuera liviano- porque los motores de esa época eran unas especies de calderas muy pesadas-para que pudiera el aeroplano transportarlas.
"


TECNOLOGÌA NAZI:"Según declaraciones de Wernher Von Braun, (padre del proyecto Apollo, de los Saturnos 5 y demás), que trabajaba en la Alemania nazi, discípulo de Hermann Oberth (8), el desarrollo de las V1 y las V2 (que fueron los precursores de los misiles y después del proyecto Saturno), en el año 1945, tenían la capacidad tecnológica, el dinero y la posibilidad, de poner tal vez, un hombre en la luna. No lo pudieron lograr porque tenían la guerra encima, otras prioridades y los recursos técnicos y económicos se repartían en todos los frentes de batalla. De hecho hay una novela muy curiosa de un autor norteamericano pero de origen alemán, acusado de nazi o fascista, Robert Heinlein (9), donde son los nazis los que van a la luna y montan la primera base lunar. Ahí hay varios elementos de ficción, de ideas que ya estaban circulando en la mente de algunos personajes.
Entre todas las cosas que se incautaron después de la guerra, unas fueron, los platos voladores, que los alemanes habían desarrollado en los laboratorios y factorías subterráneas donde trabajaban en todo tipo de armamento, como cañones solares o sónicos, ametralladoras con el caño doblado para tirar desde la esquina, etc.
Tengo revistas periodísticas del año 1944, diarios norteamericanos, ingleses, donde decían: se han visto unas bolas brillantes traslucidas flotando en el espacio, podrían ser novedosas armas de los nazis. Las famosas foo fighter, que interferían en los motores de los aviones, que atravesaban la carlinga, el fuselaje. Hay algún comentario hecho en algún libro donde dice que han derribado algunos aviones norteamericanos o ingleses y que eran producto de la tecnología alemana.
Posteriormente, en relación a los proyectos alemanes, surge la figura de un personaje llamado Víctor Schauberger, un científico que mucho antes de la Alemania nazi venía trabajando sobre distintos tipos de experimentos físicos y dicen que había desarrollado unos prototipos, unas pequeñas naves que tenían la forma más o menos de un platillo volador, pero de tamaño muy chico y que lo novedoso aquí, era el sistema de propulsión. Supuestamente había estado trabajando tal vez en lo que hoy se llamaría efecto electro gravitatorio. Se habla de implosión en lugar de explosión, con otro tipo de energía, como la eléctrica, habían desarrollado este tipo de efecto. La mayoría de los científicos que creen en la posibilidad de que los ovnis son reales y terrestres, están especulando con la hipótesis de la electro gravitación, como un sistema de propulsión que se conocería desde hace bastante tiempo."











AVISTAMIENTO DE KENNETH ARNOLD:"Este piloto civil, el 24 de junio de 1947, dice haber visto nueve objetos no convencionales sobrevolando entre el monte Rainier y el monte Adams (estado de Washington). El no los describe como platos voladores en su momento, aunque de ahí se acuñó el nombre. Cree en un principio que son aviones a chorro como se los llamaba a los jets, que ya habían sido desarrollados en la Alemania nazi, como el famoso Comet y otros, del cual la empresa Northrop o la lockheed americana van a copiar esos modelos. Pero previo a estos jets se habían desarrollado las alas volantes en Alemania por dos ingenieros: los hermanos Horten, ya en la década del ’30, y por supuesto los norteamericanos de la Northrop estaban experimentando con este tipo de aviones que tenían la particularidad de no poseer cola, eran todo alas, con forma de boomerang. Estos aviones son los que posiblemente vio Arnold porque la descripción que él va a dar coincide con estas formas. Cuando lo entrevista el periodista Nolan Skiff, del “East Oregonian”, él responde en función de cómo se desplazaban estos objetos y dijo en principio que se parecían a un grupo de patos unidos por la cola o de platos rebotando en el agua. Entonces el periodista toma esta descripción y acuña el término flying saucer; pero no tenía que ver con la forma de los objetos sino con la forma de desplazamiento de los mismos
Paralelamente a la descripción de lo visto por Kenneth Arnold, antes y después, hubo otros pilotos que habían visto lo que ellos denominaban platos voladores. Hay una foto que tengo en mis archivos que muestra casi una docena de aviones en forma de alas volantes en la base de Roswell, en el año’47. Esta base era la única que tenía la bomba atómica. De hecho en la película “La guerra de los mundos”, en 1953, aparece el ala volante como la que porta la bomba atómica para destruir las naves de los marcianos que curiosamente también son alas volantes más pequeñas en forma de boomerang.
Mas allá de las alas volantes, que es lo más parecido a lo que supuestamente vio K. Arnold, también habría platos voladores.
"


EL MISTERIO DE LA ANTARTIDA:"En el año 1947 también se hace la campaña a la Antártida, por parte de la fuerza de ataque norteamericana, lo mejor que tienen es utilizado para esta campaña, de la cual se dijo, era científica, para cartografiar la Antártida; pero que llevaba 4000 hombres, 13 buques, submarinos, portaviones, soldados, tanques, etc., al mando del almirante Richard Byrd . Sabemos que los alemanes en el año 1938 y 39, hacen expediciones a la Antártida. Hunden algunos barcos que estaban dando vueltas por ahí, y se apoderan de un sector que pertenecía a Noruega, no muy lejano al sector de la Argentina, que se llamaba Queen Maud land y lo rebautizan con el nombre de su barco que se llamaba “Neusch Wabenland”(Nueva Suabia), haciendo unos de los relevamientos aéreos más importantes que se hicieron sobre la Antártida. Allí descubrieron oasis de aguas calidas, con líquenes o pequeños arbustos.
Se sospecha que durante la guerra, fueron llevando material técnico y humano, y que habrían construido una base secreta. En algunos artículos periodísticos recientes, se la menciona coma la base 211. Se supone que allí montaron una factoría con personal militar y científico, continuando el desarrollo de las armas secretas; también se sospecha, que tenían otras bases en el continente americano, sobre todo en la Patagonia. Según se dice, en la expedición de Byrd, en el ’47, llamada "High jump", perdieron varios hombres y varios aviones. También se dice que observaron ovnis, que atacaron a esta flota norteamericana. Esto pasó tal vez desapercibido en el momento por el caso de Kenneth Arnold, y el de Roswell, que ocuparon las primeras planas de los periódicos.
Después de esta incursión van a pasar diez años para que vuelvan los americanos a la Antartida con otra expedición, también al mando del almirante Byrd, que se llamó "Deep freeze", Y al año siguiente, en el ’58 se propone el año geofísico internacional y se declara a la Antártida como patrimonio de la humanidad. De cualquier manera se van a instalar bases de varios países, militares sobre todo. Yo tengo un recorte periodístico que me acercaron del diario árabe-argentino “Al Watan”, del año 1988, donde dice que en el año 1979, entre israelíes, noruegos y sudafricanos, hicieron tres detonaciones nucleares en la Antartida, supuestamente en el sector que pertenecía a Nueva Suabia, donde habría estado la base 211. Es un dato curioso, que no se si se puede comprobar o no, pero salió publicado. Llamativamente, a su regreso Byrd es internado en un hospital, se habla de un manicomio donde se lo recluye y se le prohíbe hacer declaraciones y tener contacto con la prensa. Hace pocos años se difundió lo que se llama el diario secreto del almirante Byrd. Supuestamente una persona lo halló en una biblioteca de una universidad en EE UU, donde él almiranta hace revelaciones bastante pintorescas. De hecho, el libro “La tierra hueca” de Raymond Bernard, se basa en una supuesta nota periodística en la cual Byrd comentaba que se había topado con una civilización más avanzada, con platos voladores. Hubo un investigador, ya fallecido, llamado Peter Kolosimo, que sacó toda una serie de libros sobre enigmas, un poco al estilo de Von Daniken, pero con una actitud más crítica. En su libro “Flores de luna”, tiene una postura bastante escéptica al respecto de la historia de la tierra hueca y de Bernard, Lo critica bastante y dice que, siendo un buscador, un investigador del tema, jamás encontró un recorte periodístico, ni a nadie que afirmara los dichos de Byrd, por lo cual concluía que era todo un cuento, una mentira. Volviendo al diario secreto, tan polémico; allí se comenta que Byrd se encuentra con dos platos voladores, que lo escoltan y ve de repente unos ríos y unos bosques que no deberían existir en medio de la Antártida. Llega a una ciudad de cristal tipo futurista, y los platos voladores tienen la esvástica como insignia y los pilotos le hablan en alemán. Después, el relato cambia, porque cuando lo llevan a una base subterránea y se topa con un personaje que es casi un inmortal, al estilo de la novela “Horizonte perdido” (10); le hablan de que son una raza, los Arianos, que están hace miles de años. Con lo cual ya no son los nazis, sino que son los ancestros de los nazis si se quiere; y le dan un mensaje de paz, en contra de la energía nuclear, etc.; lo cual es bastante llamativo. Habrá que ver si es real o no el diario. Da para especular."


GEORGE ADAMSKI:"Se podrían decir muchas cosas: que es un fraude, que las fotos son trucadas, etc.; pero con respecto al diseño de las naves, curiosamente surge no hace demasiado tiempo, una serie de informes sobre los ovnis nazis, donde se habla de unos prototipos, los Haunebu y los Vril. Esta información viene de diversas fuentes, todas relacionadas con grupos o centros editoriales pro nazis, con lo cual uno tiene que estar atento a su veracidad. Allí nos dicen que las naves adamskianas serían de origen alemán. Del personaje con el que supuestamente se contacta Adamski, él va a decir que es venusino y lo va a bautizar con el nombre de Orthon. Se comunican por señas con este tripulante del plato volador que aterriza en el desierto; con dibujos en la arena: esta es la tierra, este es el sol, etc., muy elemental en realidad. Más allá que el ser sea rubio, de aspecto nórdico o angelical y que salude con una mano en alto, según el relato de Adamski, deja estampado en la arena del desierto, una huella de la cual Adamski puede tomar un molde de yeso- ya esto es bastante curioso- donde aparece en la suela una serie de caracteres y entre ellos una svástica. Otra curiosidad: él saca una serie de fotos y el supuesto venusino le saca la cámara y le dice que después se la va a devolver; posteriormente, devuelve el rollo ya revelado, donde hay una foto en la que aparece una escritura de origen extraterrestre; una serie de símbolos que contienen también una svástica. Asombrosamente, esa misma imagen va a aparecer en un libro del antropólogo francés Marcel Homet (11). Está el hecho también, que Adamski está enterrado en el cementerio de Arlington, donde reposan los héroes de guerra y que fue recibido por el Papa Juan XXIII por cierto beneficio a la humanidad. Lo más llamativo es que aparezcan ahora estos supuestos diseños alemanes de platos voladores con la similitud de las naves descriptas por Adamski.
Pero no sabemos quien se copió de quien. Por otro lado, la nave de Adamski, la encontré en un dibujo de Albert Robida, (12) que fue un escritor, ilustrador de la época de Julio Verne, que también dibujaba sobre inventos de artefactos que no existían en la época; entre ellos aparecen unas naves aéreas en forma de platillos, que son muy parecidas a las de Adamski. Habrá que ver si Adamski lo leyó a Robida o en todo caso, si los nazis se inspiraron en sus dibujos."


Fin de la primera parte.


Notas:(1) “The invaders”, USA, 1967, Larry Cohen
(2) Las más significativas: “La guerra de los mundos”(War of the worlds), USA, 1953, Byron Haskin-George Pal, “El enigma de otro mundo, La cosa” (The thing) 1951, USA, Chistian Nyby-Howard Hawsk, “Invasores de Marte” (Invaders from Mars) 1943, USA, Willians C. Menzies, “La tierra vs. Los platos voladores” (The flying saucers vs. earth) 1956, USA, “ Invasión de los ladrones (o usurpadores) de cuerpos” (Invasión of the body snatchers), USA, 1953, Don Siegel, entre muchas más.
(3) “Encuentros cercanos del tercer tipo” (Close encounters of the third kind), USA, 1977, “E.T.: el extraterrestre”, USA, 1982
(4) “The day he earth stood still", USA, 1951, Robert Wise

(5) Escritor, político y diplomatico chileno, defensor de la figura de Adolf Hitler, fallecido en febrero de 2009.
(6) Escritor e investigador argentino, publicó entre otros libros “Las pruebas materiales de la tierra hueca” y “Los hombres de negro en la Argentina”.
(7) 11º congreso nacional, 7º internacional y 3º santiagueño de ovnilogía organizado por AEIFOAB (asociación estudio investigación fenómeno ovni astronomía la Banda Santiago del Estero) y FAECE (federación Argentina estudio civilizaciones extraterrestres)
(8) Físico alemán, uno de los padres fundadores de la astronaútica y los cohetes espaciales (1894-1989)
(9) Escritor estadounidense de ciencia ficción considerado por algunos críticos entre los tres mejores de todos los tiempos (junto con Asimov y Clarke). La novela: “Destination Moon” (Destino la Luna), llevada al cine por George Pal (1950), USA
(10) "Lost horizont” (James Milton), 1933
(11) En 1963 (once años después que Adamski), el antropólogo de fama mundial Marcel Homet, publica el resultado de sus investigaciones sobre las antiguas civilizaciones del Brasil, dando la noticia del descubrimiento de la Piedra Pintada, un objeto ovoide esculpido sobre roca viva hace 20,000 años similar a los símbolos extraterrestres presentados por Adamski.
(12) Perteneciente al libro “El siglo XX” (Le vingtième siècle), 1882.










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada